Los orígenes de la familia samurai Yoshida parten de la prefectura de Satsuma en la isla de Kyushu. Allí, en la isla más meridional del archipiélago japones, los samurai eran conocidos por ser guerreros sin igual en el arte del sable. Blandiendo característicos sables de empuñadura inusualmente larga, entrenaban implacablemente y luchaban con fiera determinación.

La tradición oral pasada por el anterior Soke, Yoshida Kenji, nos cuenta que la escuela familiar de los Yoshida nació como una escuela de estrategia militar y no como una colección de técnicas. Con el transcurrir del tiempo cada generación contribuyó al programa de estudios de la ryu resultando en la inclusión de técnicas marciales.

De acuerdo con Yumio Nawa, célebre historiador de las artes marciales, los registros más antiguos de la existencia de una escuela marcial de los Yoshida se remontan al s. XVII cuando un maestro de la escuela enseñaba Tessen, Jutte y Hojojutsu en la escuela de esgrima Yagyu Ryu. Este maestro abandonó el clan Yagyu cuando la dirección y el interés de éste se convirtió más en político que en marcial.

A continuación se nos presenta una brecha importante en la historia. El padre de Kenji Yoshida, Kotaro Yoshida, era el heredero de la Yanagi Ryu a principios del s. XX. Afamado artista marcial de fenomenal habilidad, era conocido por haber estudiado estilos populares de la época: Kito Ryu, Ono Ha Itto Ryu y posiblemente Yoshin Ryu y/o Shindo Yoshin Ryu. Yoshida era además experto en el lanzamiento de shuriken y shaken y un maestro de Tessenjutsu, el arte del abanico de hierro.

También es conocido que fue un amigo personal de Shigeta Obata y cierto número de kata de la línea familiar de Obata de la Shindo Yoshin Ryu son atribuidas a Yoshida Kotaro. Estos mismos kata existen todavía hoy en el currículo de la Yanagi Ryu.

Mas conocido es, sin embargo, el hecho de que estudió Daito Ryu Aikijujutsu con Sokaku Takeda desde 1915. Ese mismo año esponsorizó a Morihei Ueshiba en la escuela de Takeda, permitiéndole emplear el sello familiar de los Yoshida, que la familia Ueshiba todavía emplea hoy día. Siendo que Daito Ryu es una escuela basada en los movimientos de la lanza y del sable, y siendo que Kotaro Yoshida era un excelente esgrimista y experto en el jujutsu de su familia, no pasó mucho tiempo hasta que se convirtió en un experto en Daito Ryu, recibiendo su Kyoju Dairi (licencia de enseñanza) de las manos de Takeda. Cierto número de técnicas de Daito Ryu se asimilaron en el sistema de la Yanagi Ryu. Sin embargo, Kotaro Yoshida modificó estas técnicas para encajar mejor con el movimiento operativo de su escuela familiar, que posee un estilo diferente de taisabaki y es más circular en su aplicación.

Tras pasar la Yanagi Ryu Aiki Bugei a su hijo, Kenji Yoshida, Kotaro abandonó a su familia y partió en musha shugyo (peregrinación marcial), errando por el país y perfeccionando su conocimiento marcial, en lo que era un comportamiento común para aquellos de herencia samurai que dedicaban sus vidas a las artes marciales.

Tras sufrir un infarto cerebral con más de 90 años, Yoshida Kotaro continuó enseñando en seiza empleando únicamente su brazo derecho. Desarrolló un método de usar su brazo bueno y la solapa de su kimono para capturar y rendir a su oponente. Se trasladó a Hitachi, prefectura de Ibaraki y falleció en 1966.

Kenji Yoshida parte hacia Argentina durante la Segunda Guerra Mundial, de allí salta a Costa Rica y finalmente llega a California donde se establece. Poco tiempo después Japón bombardea Pearl Harbor.

Tras la gran guerra, un joven de origen newyorkino llamado Don Angier, entra a estudiar Jujutsu con Kenji Yoshida. Tras años de estudio en casa de éste, Yoshida le adopta bajo el nombre de Kensaburo Yoshida y le nombra heredero de la tradición familiar.

A la muerte de su maestro, Don Angier comienza una reorganización del currículo del arte con la ayuda de su asistente William Hepler, y empieza a enseñar de manera abierta en varias academias, otorgando grados kyu y dan. Tras darse cuenta de que esto no beneficiaba al arte ya que los estudiantes se preocupaban más del color de su cinturón que del entrenamiento, cierra todos los dojo y elimina este sistema de grados, centrando desde entonces su enseñanza en el Honbu Dojo y a un reducido número de estudiantes, manteniendo una extensa lista de espera de aspirantes.

Es en el Honbu Dojo en Los Ángeles donde ingresa Jeremy Breazeale con una carta de recomendación de John Clodig, antiguo estudiante de Don Angier. Tras años de dedicado entrenamiento personal con Don Angier, Breazeale es designado Soke Dai o heredero en 2005, ocupando labores administrativas y asistiendo a Angier en seminarios. Cuando en 2014 fallece su maestro, Jeremy Breazeale ocupa su posición como Soke de la Yanagi Ryu y se dedica a la diseminación y preservación de la tradición para las generaciones venideras.

La escuela es un Sogo Budo, un budo completo, donde se estudian las siguientes materias:

  • Kenjutsu. El arte del sable. Se estudia tachi y kodachi, desde posición de envainado (Iaijutsu) o desenvainado, en seiza o tachiai, contra uno o varios oponentes.
  • Tantojutsu. Manejo del cuchillo. Empleando los mismos métodos que en el Kenjutsu, puede considerarse una aplicación del manejo del kodachi a armas más cortas.
  • Tessenjutsu. Empleo del abanico de hierro. Su empleo es similar y adaptable al manejo de armas contundentes de similar tamaño como puede ser el tambo.
  • Juttejutsu. El jutte es un arma policial que permite la captura de sables, bastones e incluso la mano vacía de un atacante. Las aplicaciones de Juttejutsu de la escuela permiten la retención de todo tipo de ataques, armados o desarmados, sin causar daños permanentes al agresor.
  • Jojutsu. El arte de las armas contundentes. Se manejan distintos tamaños como el bo, el jo, hanbo, tenouchi, etc.
  • Naginatajutsu. El arte de la alabarda.
  • Hojojutsu. El arte de atar a los prisioneros con cuerda.
  • Aikijujutsu. La expresión del arte a manos vacías empleando el concepto “aiki”.