Tras casi un año esperando, todo llega y todo pasa. Once meses preparando el intensivo de este año, trabajando los ejercicios que Breazeale Sensei nos legó, han dado sus frutos. Recién terminado el intensivo, todavía estamos en una nube. Esto es lo que hemos vivido.

Este intensivo el énfasis ha sido el kenjutu, aunque hemos visto trabajo de taijutsu e incluso de sojutsu. Tras un sucinto pero lleno de detalles repaso de los ejercicios fundamentales, el i-ro-ha que empezamos a trabajar el año anterior, hemos construido sobre ello y -es mi impresión- hemos añadido partes importantes del trabajo de la escuela como es “walking the circle”, con mucho énfasis en la conectividad, la postura y la estructura; en cómo liberar una fuerza espantosa y en cómo recibirla de manera relajada y eficiente.

Este año, Breazeale Sensei venía acompañado de miembros de la escuela de Estados UnidosCanadáJapón,  una impresionante delegación en cuanto a la calidad técnica y humana (calidad muchas veces pasada por alto, lamentablemente). Hemos visto antiguos amigos y hemos hecho algunos nuevos. Hemos aprendido, hemos reído y hemos sufrido. Todo con un compañerismo excepcional.

Hemos dado un gran paso con el sable de la escuela, añadiendo letras, palabras y alguna frase a nuestro estudio. Hemos hablado y estudiado sobre los distintos elementos o componentes que forman esa gran palabra que tan de moda está en los últimos años: “aiki”. Sensei ha demostrado, una vez más, como se zafaba con total tranquilidad, sin esfuerzo y con el mínimo movimiento, de agarres fuertemente establecidos con más de 100 kilos encima. Hemos visto las caras de sorpresa y de incredulidad (literalmente alguno no se lo podía creer aun sintiéndolo en sus propias carnes) al caer como fardos sin saber cómo.

Hemos hablado sobre el método preciso, sobre las artes que componen la Escuela, sobre su historia y su linaje. Como dice el maestro, “no bullshit”.

Como colofón -y como anticipo de lo que será el intensivo del año que viene-, Patrick y Dugen nos demostraron durante la última sesión su progreso en el empleo del yari, realizando uno de los kata de sojutsu de la Escuela y dejándonos a todos impresionados. Es un manejo del yari muy distinto al que trabajamos en nuestra escuela y con muchas aplicaciones interesantes.

Una vez más agradecer a Breazeale Sensei, DugenPatrickNina y Estelle por realizar el esfuerzo de venir a vernos (y de aguantarnos). Al Gimnasio Open y a Kaki por acogernos y a Álvaro y Alejandro por la organización. A Chabi por toda la ayuda prestada durante estos meses de preparación, y a Adrián, Ángel, Carlos y Ricardo por haber acudido a la llamada. Sin todos vosotros esto no va a ningún lugar.

Para quienes habían querido atender y les ha sido imposible, no pierdan esperanza; el año que viene les esperamos con los brazos abiertos.

¡Gracias!


 

“Tuve la suerte de participar en el último seminario de Yanagi Ryu donde he podido comprobar por mí mismo la excelente estrategia de este arte y ahondar en la importancia de una posición correcta y la optimización de movimientos para poder superar las propias limitaciones.

Pero sobretodo quiero agradecer la oportunidad de haber conocido a unos grandes compañeros que me han ayudado a comprender mejor los entresijos de este budo, y a Jeremy, un gran maestro que supo hacer el aprendizaje ameno y divertido.

どうも ありがとう ございました。”

— Ricardo Ocaña, practicante de Aikido y Seishinkai Budo


 

“De nuevo Jeremy Breazeale nos transmite los distintos artes que componen la historia, su linaje, qué es en realidad la Shidare Yanagi Ryu y todo su cometido en los intensivos que da en todos los lugares que recibimos sus enseñanzas.

El trabajo más notable ha sido el kenjutsu que me ha motivado mucho en seguir trabajando a nivel personal. Algunos detalles de taijutsu donde nos hemos quedado con la boca abierta sin saber cómo puede salir de situaciones inexplicables con un uke de cien kilos de peso. Y una pequeña muestra de yari para el año que viene donde Dugen y Patrick nos mostraron su trabajo con esta arma no fácil de controlar.

Ha recalcado muchos detalles, la importancia de que tanto uke como tori tuviesen una conexión y así trabajar sobre ello. Es aquí donde hemos avanzado rápido ya que los cambios de ataque despertaban más interés y utilizar las distintas estrategias que previamente nos enseñó Breazeale sensei.

Las instalaciones del Open Las Fuentes han sido perfectas y a la organización le debo dar las gracias por ofrecernos otro año más con todos los detalles pulidos.

Un intensivo amigable, cercano y con un compañerismo que aún no he podido encontrar en ningún otro lugar. Sales con muchas ideas nuevas y con una satisfacción imposible de medir.

El año que viene más y ya nos adelanta que va ser tan intenso como estos dos intensivos.

Gracias Seishinkai Budo por todo.”

“– Javier Angulo, practicante de Aikido y Seishinkai Budo